París enloquece con la llegada de los campeones del mundo