En París empiezan a no fiarse de los movimientos de Neymar tras dos meses en Brasil