París persigue al Barça: Jordi Alba inaugura su particular Parque de los Príncipes