Padres y niños obligados a abandonar el estadio del Twente debido al lanzamiento de botes de humo