El vestuario del PSG quiere demostrar que son igual de competitivos sin Neymar