El jeque del PSG prepara una auténtica revolución en el banquillo y la plantilla