Simeone no quitó ojo del entrenamiento de Mandzukic y Oblak