Nuno toma el control del equipo tras las salidas de Amadeo, Ayala y Rufete