¿Nueva superstición? La MSN se hace de rogar y espera en el autobús