Nolito no se adaptó ni a Inglaterra ni al idioma, pero ya está de vuelta en España