Del Nido, un duro negociador