Neymar no aguanta tanta presión: del silencio, a su explosión en el entrenamiento del Barça