Neymar sonríe a dos semanas de jugar en el Bernabéu pero le llueven las críticas en Francia