Neymar, preguntado por su futuro, sigue guardando silencio ante la preocupación del Barça