El padre de Neymar pierde los nervios con la prensa y rompe las cámaras de los periodistas