Neymar sigue jugando al despiste con su continuidad en el Barça