Neymar está incómodo en el Barcelona y su entorno podría haberle aconsejado salir