Neymar se despidió uno por uno de sus compañeros del Barça, pero no de todos