Neymar, derrumbado por no jugar en el Bernabéu, recibe el cariño de sus compañeros