¡Una naranja, unas medias y un rollo de papel! A Neymar le vale cualquier cosa