Nadie pudo contener la emoción en la despedida de Fran Carles en Linarejos