Nadie puede consolar a Almagro: el español se despide de Roland Garros entre lágrimas