Nadal, a solas y con Soderling en puertas