Nadal se olvida de sus molestias y vuelve a ser el de siempre