Nadal gana la batalla del calor: del chaleco de hielo, a la montaña de toallas y el método tradicional