La NBA va cogiendo ritmo