La ÑBA pone rumbo a Río con muy buenas sensaciones para luchar por el oro