De Murcia a Chicago, el amor triunfa en el baloncesto