El Mundial de Brasil y la afición