Una serie de catastróficas desdichas: Muguruza gana la segunda etapa del Open de Australia tres horas después