Mourinho se equivocó en sus pronósticos