Mourinho vuelve al Sánchez Pizjuán, un estadio donde solo ha perdido una vez