Lorenzo sonríe al ver que es el más rápido mientras Valentino Rossi se muestra exhausto