Morata se enfrenta a su prueba de fuego