Modric lideró la fiesta de la selección croata: bengala en mano y cantando como un aficionado más