Mirada perdida y segundos eternos: la acción que pudo salvarle la vida a Škrtel