El Milán pone a prueba el músculo del Madrid