¿Milagro en Leverkusen?