Mil días después, Simeone escuchó los silbidos del público del Calderón