Ramírez, presidente de Las Palmas, de negocios en Miami mientras la Justicia ordena su detención