Michel pidió parar el partido al escuchar que le llamaban "maric**" desde la grada