El Metropolitano, cada vez más cerca de parecerse al Vicente Calderón