El Metropolitano coreó a un Isco que lideró a España con su hat-trick