Mestalla se rinde su equipo: comunión perfecta entre la grada y el Valencia