Messy y Neymar, comienza el espectáculo