Messi, ante una de sus víctimas favoritas: 29 goles en 30 partidos