Messi, muy tímido en el aeropuerto