Leo Messi salvó al Barça de un pinchazo liguero en Málaga