Leo Messi pierde un partido de liga por primera vez desde 2016