Messi tiene la última palabra y ha decidido que jugará aunque está tocado